Subscribe News Feed Subscribe Comments

¿El aprendizaje es algo tan trivial que se puede observar y medir con base en unas simples preguntas a propósito de unos contenidos cualesquiera?

        No considero que el aprendizaje sea algo trivial, no se puede medir mediante evaluaciones por completo pues solo se estarían evaluando los conocimientos teoricos y la memoria del alumno. Se deben observar los progresos y el cambio de actitud que el estudiante puede desarrollar, el aprendizaje será reconocido cuando se vea un cambio o mejora no solo de lo cognitivo sino de la persona misma, es decir una transformación. El aprendizaje es progresivo, a medida que nos percatemos de la existencia de métodos, estrategias, información u situaciones, nuestra estructura cognitiva remplazará los conocimientos viejos por los nuevos y cuando más real sea la problemática a la que nos enfrentemos el aprendizaje será significativo, siempre teniendo en cuenta que el fin que se desa alcanzar es la supervivencia como individuo. El aprendizaje situado tampoco nos asegura que el alumno logre adquirir las competencias necesarias, solo seria una pequeña practica para una gran experiencia, ya que aunque como docentes decidamos organizar los contenidos, adecuarlos al nivel de los alumnos, dar ejemplos y el contexto para hacerlo “real” nada nos indica que la situación pueda ocurrir tal como la planteamos, en ocaciones es preciso preguntarle al alumno de que otras formas creería que la situación puede ocurrir. El crear profesionistas no es algo trivial, podemos observar conductas es el salón de clases, podemos tener a un alumno de excelencia “numérica” pero que como induviduo de una comunidad aún no se sabe integrar ni trabajar en equipo, entonces se puede deducir que el generar y evaluar competencias dependerá de cómo se desarrolle el estudiante.

concepciones del aprendizaje

¿Qué concepciones de aprendizaje nos parecen congruentes con el enfoque por competencias y por qué?

Las competencias van más allá de ser una moda educativa, los enfoques basados en competencias constituyen un avance en la manera de plantearse las situaciones, a cómo desarrollar las habilidades, a reflexionar e interactuar con y para el mundo.

De la lectura de Pere Marqués sobre las "Concepciones de aprendizaje" puedo mencionar que cuatro me parecieron apropiadas para trabajar el enfoque por competencias. Las describiré brevemente:

  
Aprendizaje por descubrimiento (J.bruner). Ya que el alumno se enfrenta a situaciones reales o problemas de razonamiento los cuales exigen ser analizados meticulosamente poniendo en práctica los conocimientos que posean para poder resolverlas y transferir la experiencia a diversas situaciones de la vida diaria. Mediante la experimentación y manipulación de las situaciones el alumno comprende la importancia. Por lo tanto las competencias que maneja esta concepción es el del pensamiento crítico, reflexivo, etc.

Aprendizaje significativo           (D. Ausubel, J. Novak) pues el aprendizaje no debe ser memorístico, es decir el alumno recibe información del profesor la cual debe interpretar, estudia los contenidos y los relaciona con sus saberes previos, así va ampliando su campo de información. El estudiante debe darse cuenta que el aprendizaje es útil y progresivo.

Constructivismo. J. Piaget, la relación de esta concepción con las competencias es que cada individuo (estudiante) debe formar su propio aprendizaje, la interacción constante con el medio le ayudara a plasmar su propia la autonomía y concepción que tenga sobre el mundo. El aprendizaje se adapta y se reestructura. Lo que se puede aprender en cada momento depende de la propia capacidad cognitiva, de los conocimientos previos y de las interacciones que se pueden establecer con el medio, es decir el resultado del desarrollo de competencias.

Socio-constructivismo (Vigotski), esta concepción establece la interacción social para el desarrollo del aprendizaje, el formar sus propias percepciones basando en los conocimientos previos, es decir cada individuo tiene su forma de observar el mundo, diferentes interpretaciones de los mismos materiales, cada uno construye su conocimiento según sus esquemas, pero la interacción social nos permite observar la forma en que piensan los demás y ampliar nuestros conocimientos. Esto se relaciona con las competencias de trabajo colaborativo, comunicación, entre otras.

"Mi confrontación con la docencia"

Entre la docencia y mi profesión


      Cuando era pequeña y me preguntaban que quería ser de grande contestaba sin dudarlo “arquitecta”. Los años seguían pasando y no cambiaba de opinión. Al encontrarme en la secundaria la maestra de orientación vocacional me dijo que por mi forma de ser me convenía ser docente, la mire muy enojada y altaneramente le conteste “Yo, maestra” – ¡Nunca!, después de haberle contestado de esa forma me disculpe y le explique que mi sueño era llegar a ser arquitecta pues tenía las habilidades para ello. En el bachillerato estaba muy emocionada pues escogería mi especialidad “matemática” eso me ayudaría a acercarme a mi meta, no me arrepiento de escoger esa especialidad pues me encanto, adoraba la física y el cálculo, no era una alumna de diez pero ponía el corazón en ello.

      Llegó el gran momento el examen de admisión a la Universidad Autónoma de Yucatán, me prepare mucho tanto para el examen específico como para el general y me sentía muy confiada pues me había ayudado otros estudiantes de arquitectura y un maestro que conocía; después de presentar mis dos exámenes ambos en diferentes momentos, estaba muy ansiosa tenía la certeza de haber ingresado. Me quede despierta el día de los resultados hasta las dos o tres de la mañana esperando a que la página web se actualizara, busque y busque pero no encontré mi número de ficha, me sentí tan desilusionada, no me podía explicar que había ocurrido. Lamentablemente el los aspirantes eran demasiados y el grupo no podía tener más de treinta alumnos, quince en el primer período y quince en el otro. No me quise quedar con la duda y seguí investigando, me informaron que por lo menos catorce alumnos se debían dar de baja para que pudiera ingresar.

    Me sentía devastada, no tenia ánimos de nada. Mis padres preocupados me llevaban de una universidad a otra, pero no accedía a nada, en realidad nunca tuve una segunda opción, y para empeorar la situación los tiempos de exámenes de selección habían concluido. Me enfocaba a escoger una rama parecida, arqueología, diseño grafico, decoración, etc. Nada terminaba convenciéndome. Uno de esos días mis padres me llevaron a la ciudad de Valladolid de compras y me llevaron a conocer la normal superior, lógicamente me negué alegando que odiaba esa profesión que era tonta y no podía soportar niños ajenos. En el camino nos perdimos y pasamos frente a un colegio, mi mamá nos animo a bajarnos, era el Instituto de Estudios Superiores, entramos a ver el catalogo de carreras y la que más llamo mi atención fue la licenciatura en idiomas; me dije “Bueno si no aprendí nada de inglés en la secundaria a lo mejor aquí lo logro mientras pienso que hacer.

       Mi plan era estudiar ahí solo un semestre, pero conforme pasaba el tiempo me di cuenta de que no solo se trataba de aprender inglés y francés, iba mucho más allá, era aprender a enseñar el idioma. Tomábamos clases de didáctica, psicopedagogía, lingüística, psicología, entre otras. Llego el momento en el que estudiamos como elaborar currículos, planes semestrales, planes de clase, a impartir sesiones bajo la supervisión de evaluadores, y poco a poco empecé a abrir los ojos, “Esa profesión que no me agradaba al principio comenzaba a mover algo dentro de mí”, al darme cuenta ya habían pasado cuatro años. El día de mi graduación recibí una llamada del Conalep Plantel Tizimín, en la cual se me invitaba a formar parte de él pues necesitaban a alguien que estuviera con los papeles y preparación para enseñar inglés.

      Fue así como inicie en esta noble profesión, la cual va ganando mi corazón, al principio tuve muchos problemas para adaptarme al sistema pero lo logré, con mucho esfuerzo fui superando los problemas que se me presentaban en el camino, y comencé a tomarle cariño a mi labor y la reacción que causaba en las personas.

      Para mi ser docente en educación media superior es muy gratificante, ya que fue este sistema (CONALEP) el que me abrió las puertas para iniciar esta aventura y crecer en todos los sentidos, y fue ahí donde una profesora me animo a estudiar mi maestría para mejorar en mi labor.

      En la vida como docente se viven momentos dulces cuando ves todas aquellas sonrisas y miradas de aprobación, cuando alguien te da las gracias por creer en él, cuando ves a alguien después de mucho tiempo y te dicen que tú fuiste su inspiración, y cuando tu trabajo es valorado. Sin embargo hay que reconocer los momentos amargos cuando no logramos encaminar a alguien y éste se pierde en el camino o deja de creer en ti, eso te hace sentir realmente que fracasas, pero no es razón de darnos por vencidos.

       Siento que el ser profesora es lo mejor que pudo haberme pasado, aquellos viejos anhelos aún siguen ahí, pero más como un pasatiempo, ser profesora me hace entender que hay motivos para luchar y lo que más necesitan los adolecentes es saber que alguien los entiende. Tenemos que reconocer los sentimientos en sus miradas y movimientos.

"Mi aventura de ser docente"

Un afectuoso saludo a todos, esta entrada fue tomada del foro "La aventura de ser maestro" y de la lectura comentada de Esteve del módulo 1.

Al realizar la lectura de Esteve puede darme cuenta de que me falta mucho camino que recorrer. Mi aventura comenzó hace tres años al egresar de la universidad, el día de mi graduación recibí una llamada en la cual me ofrecían trabajo, comencé casi de inmediato.  Ya tengo algo de tiempo en esto  pero algunos compañeros me siguen viendo como una novata. A pesar de ello no me desaliento sigo aprendiendo día a día, adquiero todo lo que me pueda ser útil de mis alumnos y compañeros de trabajo.  A pesar de que quería dedicarme a otra cosa este oficio me cautivo.

      Durante el tiempo en el cual he estado laborando en bachillerato me he encontrado con un gran barrera, la falta de conocimientos básicos de mis alumnos, desde la escritura hasta en la forma de hablar. No suelo criticarlos por esas cuestiones, solo les motivo a mejorar sus faltas y les indico cuales son para que aprendan de ellas. Cuando iniciamos en la materia de inglés mi primer error fue creer que todos tenían conocimientos previos de la asignatura cuando no era así, tenia alumnos que venían del sistema abierto y jamás habían tenido contacto con la materia además tenían muchas dificultades para hablar el español pues su lengua materna es el maya. Eso generalmente me atrasa con mis proyectos y mi programa, son cosas que no se pueden evitar, pero debemos aprender cómo mejorarlas, es cierto que debemos cumplir con los programas pero a veces hay que tener como prioridad a los alumnos y ayudarlos a mejorar en lo que estén mal, puede ser con ayudad de los estudiantes más avanzados y una vez teniendo las mejoras avanzar tal vez a un ritmo más acelerado.

         Cuando la conducta no es la deseada intento aconsejarles y decirles que  esa es la imagen que las personas se llevan de ellos cuando salen del salón.

        Las cosas no siempre serán perfectas,  en mi caso el malestar más grande sería el fallaré a algún alumno. Debemos tener en cuenta que ellos son lo prioritario, trabajamos con seres humanos racionales no con maquinas sin alma. A través de nuestras estrategias podemos enfrentarnos a las adversidades y si dichas estrategias no existen “inventémoslas”. Ser maestra me ha enseñado mucho, he tendido experiencias muy gratas y que siempre recordare, no importa que tal difícil sea, si se hace con gusto y entusiasmo será grandioso para las dos partes "Nosotros" y nuestros "Alumnos".

Los saberes de mis estudiantes

       Antes de empezar a describir lo que mis estudiantes saben hacer, me gustaría señalar que en mi lugar de trabajo existen muchos jóvenes con carencias económicas y la mayor parte de ellos vienen de comunidades muy pequeñas donde no hay cibercafés. Afortunadamente la escuela cuenta con algunas computadoras en la biblioteca e Internet, pero esto no es suficiente ya que tenemos 900 alumnos y como 10 computadoras (Existen más pero no son de libre acceso, son exclusivas del área de informática) y el firewall de la escuela bloquea muchas páginas que podrían ser provechosas en el aula.

         El día de hoy platicaba con mis alumnos de Alimentos y bebidas y me di cuenta que dos tienen computadora propia y solo uno acceso a Internet, no obstante la mayor parte del grupo sabe navegar y usar un ordenador. Como reservorio saben bajar y subir música, buscar software en línea, usar Google, Wikipedia u otro tipo de buscadores para sus tareas, ver vídeos, series o películas en YouTube o megavideo, descargar imágenes de sus artistas preferidos o fondos de pantalla; como espacio social usan el facebook, hi-5, metroflog, twitter, en estos sitios comparten sus pensamientos, imágenes o cosas que les resulten divertidas, es una manera fácil de saber que hacen sus conocidos. Usan el Messenger para chatear con sus amigos o hacer tareas, el skype para comunicarse a través de vídeo y llamadas gratuitas. Usan las páginas de mercado libre para hacer compras en línea.

       Los mismos estudiantes comentaron que les seria provechoso crear un sitio para poder descargar vocabulario de Francés o Inglés, o en el cual subir los archivos de la clase o una guía extra a las sesiones pues solo tenemos tres horas a la semana y no les resulta suficiente, me pareció una buena idea (ya lo había intentado pero no tuve una buena respuesta), de hecho ellos se ofrecieron a buscar material o enseñarle a los compañeros que no saben cómo entrar a las paginas y dejar comentarios o hacer descargas.

       Entonces me concentre en los dos muchachos con computadora y les pedí que ayudaran a crear cuentas de correo a los que no tuvieran estos fueron cinco chicos, otros se ofrecieron a dar “asesorías” de Internet en la biblioteca de la escuela durante los descansos. Creo que va a funcionar pues los vi muy entusiasmados.

 
El Docente y Las Competencias | TNB